martes, 27 de abril de 2010

Tropicalia.


Escribir en el trópico
En una lengua que ya no puedo hablar
Aparece del silencio
Esa reminiscencia
Que se hace sensible
En las noches
Cuando veo lejos
El horizonte de
La juventud y la leche
Callejones húmedos
Fueron con sus enredos
Sus matas de pelos
Los que me dejaron jadeando
Apoyado en la pared
No hay llanto
En esto
Ninguna posibilidad
De salir a declamar poemas
Cuando las luces se enciendan
En la cantina
Pagare la renta de este mes
En la ciudad dónde me encuentre
La noche
Una posibilidad en lo frio
Del trópico
Una suerte
De los guijarros
De la ternura cuando yo
Ya no esté por aquí.

1 comentario:

EMERSOX dijo...

Paga la renta desgraciado y bebete al mundo en un parpadeo, semaforos de los mismos colores en ciudades diferentes.